Viajando con niños

Cultivando la calma en vacaciones

Para muchos, “Vacaciones” significa tiempo de calidad con la familia, pero eso no quiere decir que los viajes con niños pequeños estén libres de ajetreo y uno que otro imprevisto. A continuación, te ofrecemos nuestros mejores consejos para lidiar con rabietas y llantos infantiles sin perder la calma ni arruinar el descanso en familia.

La salud es siempre lo primero

Antes de salir de casa, organiza un simple botiquín de primeros auxilios para curar rodillas magulladas y catarros inesperados. No olvides incluir:

  • Parches y vendas de distintos tamaños
  • Crema antiséptica
  • Desinfectante para manos
  • Toallitas húmedas
  • Paracetamol para niños
  • Ungüento contra picaduras
  • Pastillas contra el mareo

Un destino acorde a los niños

Vale la pena tener en cuenta que para viajar a ciertos destinos es imprescindible contar con vacunas obligatorias o bien acarrear medicamentos especiales. Además, es importante recordar que no todos los hoteles admiten niños en sus instalaciones, así como importa saber si acaso existe la posibilidad de comprar pañales o fórmula cerca de donde te hospedes.

Empaca entretenimiento básico para los niños

Una mochila o un bolso de mano cargado de juegos y actividades puede salvarte el día, especialmente durante largos viajes. Envuelve en papel de regalo, ojalá con diseños y colores, los juguetes y aparatos que vayas a acarrear durante el trayecto: ¡el solo hecho de desenvolver cada paquete va a entretener a tus hijos por un buen rato! Antes de salir de casa, no olvides tomar una foto de los contenidos de tu  bolso de actividades, ya que probablemente llevarás adentro un iPad u otra tablet, con la cual los niños podrán tomar fotos o entretenerse con juegos educativos  y películas animadas. Por último, no olvides llevar al menos un par de auriculares en caso de que tus hijos no dejen de escuchar una y otra vez la misma canción a lo largo del viaje.

Snacks

Las pasas y frutos secos no solamente son más saludables, sino que también se pueden transportar de manera más fácil, limpia, cómoda. Además, lo niños se mantienen ocupados por mayor tiempo, ya que tardan más en terminar este tipo de snacks. En caso de viajar con bebés, conviene transportar colados y purés en bolsas en vez de frascos, puesto que pesan menos y son más resistentes a los golpes que puedan recibir bolsos, mochilas y carteras durante el viaje. Verifica las políticas locales e internacionales para el transporte de alimentos permitidos.